Ansiedad – Causas, Sintomas y tratamientos

¿Qué es la ansiedad?

 

La ansiedad es ante todo un fenómeno normal como mecanismo de defensa saludable del organismo frente al peligro. Sólo se vuelve patológico cuando adopta formas disfuncionales o incapacitantes.

Por lo general, la ansiedad es el resultado de una combinación de factores de riesgo que finalmente desencadenan una sobrecarga emocional. 

La forma más común de ansiedad, la ansiedad generalizada, conduce con frecuencia a la aparición de un trastorno de ansiedad, que incluye períodos de nerviosismo o miedo durante los momentos difíciles. 

La ansiedad puede convertirse en un problema grave cuando persiste y eventualmente interfiere en la vida diaria, ya que afecta comportamientos, pensamientos, emociones y sensaciones físicas. 

¿Cómo daña la ansiedad al corazón?

La ansiedad aumenta el riesgo de palpitaciones, arritmias, espasmos y latidos cardíacos acelerados, síntomas que pueden provocar complicaciones cardíacas. La ansiedad también promueve comportamientos poco saludables, como fumar, comer en exceso, dormir de mala calidad y disminuir la actividad física. 

Tipos de trastornos de ansiedad

Cuando se vuelve patológica, la ansiedad puede presentarse de diferentes formas.

Trastorno de ansiedad generalizada:

El trastorno de ansiedad generalizada se presenta como un estado de ansiedad permanente, sin motivo específico aparente, manifestándose durante un período mínimo de 6 meses. Esta forma de ansiedad patológica se llamaba antiguamente neurosis de ansiedad .

Fobias

Una fobia es un miedo irracional e inexplicable que se manifiesta frente a objetos específicos.

Los ejemplos más frecuentemente observados son los miedos expresados ​​frente a los espacios públicos ( agorafobia ), los lugares cerrados ( claustrofobia ), el enfrentamiento a una situación pública (fobia social), la escuela (fobia a la escuela), las arañas (aracnofobia)….

Trastornos Obsesivo Compulsivos (TOC)

Los trastornos obsesivo-compulsivos se caracterizan por ideas obsesivas acompañadas de ansiedad; dan lugar a gestos o comportamientos repetitivos y ritualizados con el fin de calmar la ansiedad.

Estos comportamientos pueden llegar a ocupar una cantidad considerable de tiempo reemplazando las actividades diarias, generando así dificultades para mantener una vida social o profesional satisfactoria.

Ataques de pánico

Un ataque de pánico es un ataque de miedo intenso que ocurre repentinamente acompañado de diversas manifestaciones físicas (palpitaciones, temblores, náuseas, mareos, sensación de ahogo, etc.) y de duración relativamente corta.

El ataque de pánico se puede observar de forma aislada sin motivo específico, tras la absorción de una sustancia o incluso en el contexto de una fobia a la visión del objeto concreto que desencadena el miedo.

Trastornos de ansiedad secundarios:

En algunos casos, se puede observar una ansiedad desproporcionada y generalizada en ciertos contextos:

Reacción aguda al estrés : se presenta de forma análoga a los ataques de pánico, como una reacción intensa y brutal ante una situación estresante. La diferencia con el ataque de pánico radica en el elemento desencadenante.

Estrés postraumático : se trata de un estado emocional caracterizado por una ansiedad persistente acompañada de otros trastornos, como los trastornos del sueño por ejemplo, tras un evento traumático.

– Ansiedad relacionada con otros trastornos o con la adicción : los estados caracterizados por una ansiedad excesiva pueden representar un síntoma particular en un cuadro clínico más completo ya sea de trastornos psiquiátricos ( psicosis , depresión) o de trastornos somáticos (cáncer, trastornos endocrinos, cardiopatías, insuficiencia respiratoria ), o incluso abuso de sustancias (alcohol, drogas).

– Trastornos adaptativos con manifestaciones de ansiedad

¿ Cuales son las causas ?

Con la excepción de los trastornos de ansiedad que ocurren en el contexto de una situación estresante, una adicción , un trastorno mental o una enfermedad física, rara vez existe una causa bien identificada que explique la aparición de un estado ansioso.

Varios síntomas son característicos de los trastornos de ansiedad, por ejemplo, frecuencia cardíaca y respiración aceleradas, tendencia a sudar en exceso, enrojecimiento de la cara (incluso del escote), sensación de peligro inminente, pero también dolor (dolores de cabeza, dolores de estómago, trastornos digestivos… .) y signos físicos (nudos en el estómago, ganas constantes de orinar, escalofríos…). Pueden añadirse signos visibles: temblores, mareos.

Pueden incriminarse factores biológicos o psicológicos.

Entre los factores psicológicos, se proponen varias teorías: la teoría cognitiva explica la ansiedad por una sobreestimación del peligro; la teoría conductual evoca la reactivación del miedo ante determinadas señales percibidas como indicadoras de peligro; otras teorías ofrecen explicaciones relacionadas con un problema que surgió durante el desarrollo de la capacidad del niño para reaccionar adecuadamente al entorno que lo rodea

Los factores biológicos explican la ansiedad por alteraciones en el funcionamiento del cerebro: desequilibrio entre los neurotransmisores, cambios en la actividad de determinadas áreas cerebrales, factores hereditarios….

¿ Quiénes deben estár preocupados ?

Ya sea en forma aislada o como síntoma constitutivo de un cuadro clínico más amplio, los trastornos de ansiedad se encuentran entre las patologías más frecuentes . Según estudios, del 5 al 20% de la población podría verse afectada. La prevalencia sería un poco mayor en las mujeres.

La asociación con la depresión se encuentra en una proporción significativa.

¿Cómo tratar la ansiedad patológica?

El tratamiento de la ansiedad debe tener en cuenta el contexto y todo el cuadro clínico. Si hay una causa identificada, buscará actuar sobre esta causa.

Son posibles varios tipos de tratamiento, solos o combinados:

Psicoterapia

Se pueden utilizar varias formas de psicoterapia en el tratamiento de la ansiedad: las terapias cognitivo-conductuales parecen haberse probado principalmente, pero también mencionaremos las terapias sistémicas y analíticas.

Fármacos ansiolíticos

Se trata de medicamentos puramente sintomáticos que buscan calmar la ansiedad y aminorar sus efectos. Según el contexto, se pueden combinar con otros fármacos ( antidepresivos , neurolépticos, etc.). Los fármacos ansiolíticos se pueden administrar en combinación con otros fármacos
La mayoría de los fármacos ansiolíticos pertenecen a la familia de las benzodiazepinas.

Otros tipos de tratamientos

Otros métodos de apoyo pueden resultar útiles: técnicas de relajación, hipoventilación, acupuntura, terapias ocupacionales, hipnosis

Reducir el riesgo

Si sospecha que usted o alguien que conoce tiene un trastorno de ansiedad, hable con un profesional médico que pueda recomendarle un especialista en trastornos de ansiedad o derivarlo a una clínica que se especialice en el tratamiento de estos trastornos.

Las siguientes técnicas también pueden ser beneficiosas:

Elija un momento y un lugar donde pueda sentir sus preocupaciones, y hágalo a la misma hora y en el mismo lugar todos los días.

Dedique 30 minutos a discutir sus miedos y lo que puede hacer al respecto. No pienses en lo que podría pasar, sino en lo que realmente pasa; aprende a relajarte El yoga, la relajación muscular, la biorretroalimentación y la respiración profunda pueden ayudarlo a superar sus ansiedades.

Haga clic en el enlace en la sección Información adicional . Para la relajación muscular, acuéstese y concentre su atención en un grupo de músculos a la vez, comenzando con los pies o la cabeza. Tense los músculos durante unos segundos y luego relájelos. Luego pasa al siguiente grupo de músculos;

Dormir lo suficiente; te ayudará a poner las cosas en perspectiva;
confronta las cosas que te han hecho sentir ansioso en el pasado. Podría comenzar haciendo una lista y luego visualizar una situación en la que enfrentaría sus miedos. Podrás adoptar técnicas que te ayuden a enfrentar tus miedos sin experimentar ansiedad.

Evitar el consumo de alcohol o drogas recreativas. Incluso si parecía relajado mientras los tomaba, pueden provocar aún más ansiedad y depresión después;
evite las bebidas con cafeína como el café, el té, los refrescos y el chocolate, ya que la cafeína puede aumentar sus sentimientos de ansiedad.

También evite las pastillas para adelgazar de venta libre y los medicamentos para la tos y el resfriado;

Prevención

La prevención será principalmente prevención secundaria (acciones encaminadas a reducir el tiempo de evolución) o terciaria ( prevención de recaídas o complicaciones), integrando la prevención relativa a los trastornos asociados.

Parece importante intervenir lo más rápido posible: cuanto más antiguo sea el problema, más difícil será limitar su desarrollo.