fobia social en niños

Generales • Soporte

General
Aparición de problemas
La fobia social y las fobias específicas son los primeros trastornos de ansiedad que aparecen.
Así, si la mediana de edad de aparición de los trastornos es al comienzo de la adolescencia, sin embargo, ciertos estudios han destacado edades más tempranas de aparición en la infancia.
Frecuencia
La fobia social generalizada parece ser la más común en los niños.
El diagnóstico no es fácil en niños porque no siempre es fácil distinguirlo de ciertos aspectos temperamentales no patológicos como la timidez.
Manifestaciones conductuales
En los niños más pequeños, la ansiedad puede provocar manifestaciones conductuales como llanto, ira, apego a personas conocidas, inhibición.
A diferencia del adulto, el niño no reconoce el carácter irracional de su miedo.
resonante
La evitación, la anticipación ansiosa o la angustia experimentada en situaciones sociales temidas tienen un impacto significativo en el funcionamiento social y relacional del niño.
Por ejemplo, vemos niños que rechazan salidas escolares, invitaciones a amigos o familiares desconocidos.
Sin embargo, el niño conserva relaciones sociales satisfactorias con personas conocidas.
Complicaciones
Rechazo escolar ansioso
El rechazo a ir a la escuela suele ir acompañado de manifestaciones somáticas como dolores de estómago, dolores de cabeza.
El ausentismo generalmente dura más de 15 días en el año.
Mutismo selectivo
Consiste en la incapacidad de hablar en situaciones sociales específicas como en la escuela o en presencia de un extraño, mientras que el niño habla sin dificultad en presencia de su familia o personas cercanas.
El trastorno interfiere con el rendimiento académico y la comunicación social. A veces estos niños hablan sólo en el ámbito familiar.

Soportado
Medidas psicoeducativas
La primera etapa de atención es de carácter psicoeducativo. Es decir, los padres y los niños o adolescentes deben beneficiarse de una información clara sobre el diagnóstico.
Esta información debe darse de forma adecuada, adaptada a los diferentes interlocutores.
A menudo es necesario trabajar en colaboración con el marco escolar (médico y/o enfermera escolar, profesor).
Interacciones padre-hijo
En un segundo paso, en niños de preescolar trabajaremos principalmente las interacciones padres-hijo. La identificación temprana de una gran timidez o de un temperamento inhibido en un niño pequeño debe conducir a orientar a los padres hacia actitudes educativas tranquilizadoras, favoreciendo la autonomía del niño y su exposición a diversas situaciones sociales.
Terapias cognitivas y conductuales
En un segundo paso, en niños de preescolar trabajaremos principalmente las interacciones padres-hijo. La identificación temprana de una gran timidez o de un temperamento inhibido en un niño pequeño debe conducir a orientar a los padres hacia actitudes educativas tranquilizadoras, favoreciendo la autonomía del niño y su exposición a diversas situaciones sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.